Una memorıa de Pesah de una sovrebiviente

Noche de Pesah, la famiya entera kon los inyetos asentados en la meza de Seder, me izo akodrar el Pesah del anyo 1941. Era manseva akeyos anyos, eskondida en un kanton oskuro en el sentro de Fransia.

Oy, la fiesta de Pesah ke estamos selebrando kon todo el konfor, el lukso, las komidas savrozas, no se puede komparar en mi korason kon el Pesah de setenta anyos antes. 1941 fue el Pesah el mas ekstraordinaryo de mi vida. Antes de kontarvos este evenimiento, kero eksplikarvos komo entri a este kanton oskuro.

Estavamos biviendo muy kontentes kon mi famiya en Nurenberg. En el anyo 1933, la vida por los judios se estava aziendo de diya en diya mas difisil, fin ke, un dia, trupos de Nazis entraron a Nurenberg, ordonando a todos de enkolgar la bandiera de los Nazis en los edifisios emportantes.

En el anyo 1936, mi padre mos yevo a Paris porke lo aviyan dezinyado komo rabino en la Sinagoga de Rue Cadet. En unos kuantos anyos, komo la situasion estava negra, mi padre fue ovligado de deshar su posto. En el anyo 1940, kuando los Nazis empesaron a bombardear Paris, mi madre tomo a los kuatro ijos, i mos suvimos al treno, antes ke venga el atako grande. Era un dia antes de la fiesta de Shavuot.

Unos kuantos mezes mas despues, peryi la trasa de mi famiya, i empesi a arastarme de kazal en kazal. Una noche, antes el amaneser, me konsinti ke no iva pueder irme mas leshos. Soni la puerta de un kazalino. El kazalino me tomo ariento. Abashimos endjuntos debasho la tierra. Aya aviya una otra ijika. En unos kuantos dias, vinyeron dos otros ijikos, i una otra ijika. En los primeros dias, dinguno de entre mozotros no teniyamos el koraje de dizir ke eramos judios.

Akel anyo, uvo un invierno terivle. Kada demanyana, muy poka luz entrava de las ventanas altas de la pared. Esta luz era la sola koza ke viyamos del mundo de afuera. El kazalino, kada demanyana, mos trayiya sinko bokados de komida, i un chukal para muestros menesteres. Komparando a las otras kreaturas, se puede dizir ke eramos muy mazalozos. Akel invierno difisil, sinko kreaturas, leshos de sus kazas, mos atimos unos kon los otros, kon valores muy diferentes de las kreaturas de oy, i kon una amistad grande ke kontinuo la vida entera.

Un dia, mirando de la ventana, uno de entre mozotros apersivio el sol briyando en el sielo. Unos kuantos dias despues, vimos yervas kresiendo enriva la tierra. No teniyamos kalenderio.

El sol briyando i las yervas vedres, eran los solos mesajeros de la primavera. Dishimos ke, puede ser ke eran los dias de Pesah. Kada uno de mozotros eramos de diferentes klasas del judaizmo. Ma, todos los sesh teniamos el mezmo dezeyo, ‘azer lo ke se deve para selebrar la fiesta de Pesah’.

El dia sigiente, kuando el kazalino mos trusho la komida, le demandimos si mos puediya trayer un poko de arina, una ridoma de agua, una gazeta, i una koza para kemar la gazeta. Resivimos la arina unos kuantos dias mas tadre, porke todo estava vinyendo de la Almanya del Norte. Mezmo el kazalino no teniya nada de komer.

Despues ke arivo la arina, mos desidimos de asperar unos kuantos dias mas, para asigurarmos ke estavamos en la primavera. Un dia ke el sol estava briyando buen karar en el sielo, mos desidimos de selebrar la fiesta de Pesah. Dishimos si trokamos las vistimientas unos kon los otros, iva ser komo si mos aviyamos merkado muevas vistimientas. Antes ke se aga de noche, deviyamos de aparejar la matza.

Echimos la agua enriva la arina, kemimos la gazeta, i kon las dos manos detenimos la arina mojada enriva la flama para ke se toste. Esto iva ser muestra matza.

Akeya noche, selebrimos la fiesta. Uno de entre mozotros saviya el Kiddush. Un otro demando las kuatro kestiones, ke es la parte del Seder ke los ijikos chikos resitan. Kontimos estorias del Egzodus, ke mos akodrimos de muestros padres, i a la fin del Seder, kantimos las kantikas de Pesah, ke eskapan la nochada.

Nunka no mos puedemos olvidar de akel Pesah, sin komidas de Pesah, sin vino, i sin chinis luksozos. Muestro solo dezeyo era de komunikar kon el Dio. Akeya fiesta fue la mas sinyifikante de todas las fiestas ke pasimos fin oy.

Esto remersiando al Dio, ke me dio la vida, i ke oy esto puediendo kontar esto todo ke pasimos a mis ijos, i a mis inyetos. La prezensia del Dio en mi vida, sus benediksiones, i sus mirakolos, me izo salvar la vida, komo, fin oy, salvo el puevlo judio de todos los dezastres.

İLGİLİ HABERLER

Siz de yorumunuzu yapın

Tüm Yorumları Görün
Yorum Yapmak için üye girişi yapın! Yorum yapabilmek için üye girişi yapmanız gerekiyor...
Üye Girişi yapmak için Tıklayın